viernes, 20 de marzo de 2009

Mi santa y sabia madre…

Dicen y dicen bien que si alguien te conoce es tu madre (aunque le lata engañarse con que eres el mejor hijo del mundo), pero también es cierto que tu “santa” y “sabia” madre tiene el poder de hacerte explotar como el mismo Paricutín.

La relación con Teresa mi santa y sabia madrees en general buena hasta que intenta poner orden en mi vida, en mis cosas y en mis relaciones (en mi forma de beber, en lo que leo, en lo que veo, en lo que visto, en lo que estudio, en lo que trabajo, en mis horarios, en mi comida, en mi novio, en mis perros, en mi gata, en mi rata, rayos quiere poner orden hasta en el Dios en quien no creo ¿no hay un libro que se llama “El Dios en quien no creo”?).

Ella puede hacerme explotar en la calle cuando me dice: “Fíjate cuando cruzas” ¡¡¡ POR DIOS TERESAAAAA, ESO NO ME DECÍAS CUANDO TENÍA CUATRO AÑOS Y ME MANDABAS A LA TIENDA!!!

Cómo sea… hay tantas cosas que vienen a mi mente cuando mi SANTA Y SABIA madre me hace comentarios acertados en mi forma de vestir: Hay hijo hasta que te veo arreglado, vaya hasta que planchas esa camisa, uy estás estrenando… POR DIOOOOOOOOOS Teresa, ya calla o quemaré toda tu ropa.


CRIA CUERVOS!!!

Bueno ya fue demasiado sacar el veneno en contra de MI SANTA Y SABIA MADREEEEEEEEEEEEEEE!!! La adoro porque es mi mejor amiga en el mundo pero también es quien me puede hacer explotar de la forma más simple.

Ahora entiendo a un amigo skatito (mugroso) que pegaba stickers donde se leía: “Mata a tus padres” y pues como bien dice esta película cubana: “MATA QUE DIOS PERDONA” (¿será el Dios en quien no creo?).


1 comentario:

Iván dijo...

igual que mi madre!!!
sera que todas son iguales?